Circo Social

circo

Circo Social es una herramienta innovadora de intervención comunitaria, la cual fortalece las habilidades sociales y factores protectores, a través de la profundización de técnicas circenses y el desarrollo y formación de líderes que puedan incidir positivamente en sus pares, entorno y familia.

La escuela de circo está dividida en 3 disciplinas (acrobacia, malabarismo y clown) y su estrategia tiene un alto impacto en las comunidades para alcanzar un obejtivo psico-social- artístico: prevenir conductas riesgosas, ya que a través del aprendizaje de este programa, los y las adolescentes pueden desarrollar habilidades individuales, grupales y psicosociales.

Este trabajo que se desarrolla en coordinación con ONG Coreto, se inició en el año 2016 en Lo Espejo, específicamente con los Niños, Niñas y Jóvenes (NNJ) de establecimientos educacionales cercanos a la JJ.VV 37b de la población nueva de esta comuna. Desde el 2018 nuestra residencia está en una hermosa carpa ubicada en el Liceo 110 de la población José María Caro.

En el año 2019, egresó el primer grupo formado durante cuatro años consecutivos, el cual cumplió su ciclo como los futuros formadores de nuevos NNJ que se integren al Circo Social. También sumamos una nueva escuela en la Comuna de La Granja ubicada en el Centro Cultural Poeta Neruda.

El impacto que tiene el Circo Social, como herramienta de intervención comunitaria, paso de ser una idea innovadora a una estrategia de alto impacto en los participantes del circo, como también en sus familias y la comunidad.

La Granja:  Tras un año de trabajo, mediante sesiones semanales, se ha alcanzado la participación de 40 personas de la comunidad, bajo el cargo de un equipo de 4 profesionales.

Lo Espejo: Más de 110 participantes se han incorporado a nuestro programa de Circo Social, Circo Social durante cuatro años de trabajo, mediante sesiones semanales. También bajo las instrucciones de 4 profesionales a cargo en una primera etapa y ahora con dos profesionales a cargo.

 

 

Las grandes líneas de trabajo con los participantes son:

1 Potenciar y promover habilidades sociales y personales, como la comunicación, la confianza, el respeto, el autocuidado, tolerancia a la frustración, creatividad, responsabilidad, trabajo en equipo y la confianza.

2 Desarrollar habilidades grupales y artísticas, para que los y las participantes, posean las nociones mínimas para fortalecerse como grupo y puedan transferir sus conocimientos hacia otros niños, niñas o pares.

Vincular la escuela de circo social, con las familias y la comunidad, ayudando a re significar el rol del adolescente como actor de su comunidad.